viernes, 13 de julio de 2012

Papitas Pisadas, al Ajo - PREMIUM***


Variaciones sobre Original en Todos los Como – “Papitas Colombianas Pisadas al Ajo”  

“Esta receta de Papas Pisadas, al Ajo, se merece una Oda y aquí, Pablo Neruda lo hace con su inigualable sensibilidad: 
   
Oda a la papa 
Papa te llamas papa y no patata, 
no naciste castellana: 
eres oscura como nuestra piel, 
somos americanos, papa, somos indios. 
Profunda y suave eres, 
pulpa pura, 
purísima rosa blanca enterrada, 
floreces allá adentro en la tierra, 
en tu lluviosa tierra originaria, 
en las islas mojadas de Chile tempestuoso, 
en Chiloé marino, 
en medio de la esmeralda que abre su luz verde sobre el austral océano. 
Papa, materia dulce, almendra de la tierra, 
la madre allí no tuvo metal muerto, 
allí en la oscura suavidad de las islas no dispuso el cobre y sus volcanes sumergidos, 
ni la crueldad azul del manganeso, 
sino que con su mano, 
como en un nido en la humedad más suave, 
colocó tus redomas, 
 y cuando el trueno de la guerra negra, 
España inquisidora, negra como águila de sepultura, 
buscó el oro salvaje en la matriz quemante de la Araucanía, 
sus uñas codiciosas fueron exterminadas, 
sus capitanes muertos, 
pero cuando a las piedras de Castilla regresaron los pobres capitanes derrotados 
levantaron en las manos sangrientas no una copa de oro, 
sino la papa de Chiloé marino. 
Honrada eres como una mano que trabaja en la tierra, 
familiar eres como una gallina, 
compacta como un queso 
que la tierra elabora en sus ubres nutricias, 
enemiga del hambre, 
en todas las naciones se enterró su bandera vencedora y pronto allí, 
en el frío o en la costa quemada, 
apareció tu flor anónima enunciando la espesa y suave natalidad de tus raíces. 
Universal delicia, 
no esperabas mi canto, 
porque eres sorda y ciega y enterrada. 
Apenas si hablas en el infierno del aceite 
o cantas en las freiduras de los puertos, 
cerca de las guitarras, 
silenciosa, 
harina de la noche subterránea, 
tesoro interminable de los pueblos”.  

Qué y Cuanto
4 a 5 papas gourmet por persona
3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
6 dientes de ajo triturados
Una cucharadita de sal atlántica  
Como
A) Ya que estas papitas gourmet se comen con cascara, lávelas profusamente.
B) Cocínelas al vapor durante 20’a 30’, dependiendo del tamaño, hasta que estén cocidas.
C) Mezcle todos los ingredientes del aderezo. Ponga las papitas ya cocidas, a marinar en el aderezo. Marine durante unos 10’, revolviendo, para que el aderezo cubra la superficie de las papitas.
D) Precaliente el horno a 200°.
E) Aplaste las papas utilizando un pisa puré o el fondo de un vaso, tratando de conservar las papitas como una unidad, sin deshacerlas. Traspáselas a una fuente de horno, cubierta con papel de hornear y reparta los restos de la marinada sobre las papitas. Aselas durante 20’a 30’, hasta que estén doradas y crujientes.  
Exquisitas!  
Buen Provecho…

2 comentarios:

  1. Rico se ve esto... parece te bajó la nostalgia... lo digo por al oda.
    Uf de puro leerte me suena adictiva tu preparación.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Quienes amamos a Chile y nos encontramos "ajuera", vivimos en eterna nostalgia, de la buena, de la que nos mejora, no de la nostalgia triste. Y tu Cocinarte explican el porque de esa nostalgia. Gracias por tu visita, querida Anabella

    ResponderEliminar